Loading...
Traíd - Guadalajara
Ayuntamiento: 949 83 65 01

Anecdotas del pueblo de antaño

La luz eléctrica

Aquí me encuentro con otro interrogante al no disponer de fuente de datos, es decir, de textos escritos.

La primera luz eléctrica que llegó a Traíd vino desde Prados Redondos, debió ser en la primera quincena del 1900.

Tenia unas características muy especiales, solamente llegaba por la noche, había estipulado un reducido

número de bombillas, y éstas estaban sometidas o reguladas por llaves promultadas, así estuvo hasta la guerra del

1936 - lo que yo recuerdo o mi primer recuerdo es de ver postes caídos y por el suelo.

Acabada la Guerra y algunos años después, se llegó a poner la línea, pero ésta estuvo poco tiempo en servicio.

Así hubo varios años de tinieblas, y tras un gran esfuerzo y gestiones del ayuntamiento se logró la electricidad de los Saltos del Alto Tajo,

y desde Alcoroches posteriormente,

en los últimos años 40 y así año tras año se fue mejorando hasta como la tenemos en nuestros días.

El Valle, la Iglésia, la gripe, la carretera al Collado, la Fuente

Me piden algunas notas o vivencias de lo que era o mejor fue la vida en Traíd.

El tiempo ha pasado y tan deprisa, que considerando mayor por la edad, me parece que fueron ayer.

Me gustaría, por ejemplo saber la fecha en que fue roturado y parcelado el Valle, no tengo a mi alcance ningún documento que me acredite su fecha,

pudo ser por el ¿ 1840 ? tal vez, esto si lo se, fue una permuta pues el Valle era Dehesa y el pueblo cedío El Sabinar.

Con alguna fecha posterior se haria un arreglo en la Iglesia que consistío en levantar las paredes y tejado nuevo, pues lo

antiguo debió ser un artesanado y a causa de un incendio, tal vez?

Pasamos al 1914 año de triste recuerdo, comienzo de la Primera Guerra Mundial y en Traíd llega la Gripe,

que diezmó los habitantes del pueblo. Los hechos ocurrieron de la siguiente manera.

Hay en el termino de Traíd enclavada una finca que todos la conocemos por la Casa de la Bujeda,

Pues bien, el dueño de dicha finca fallecio creo que se llamaba Sr.Pedro parece ser - pues no importa demasiado

el nombre - lo trajeron a enterrar al cementerio del pueblo y era costumbre abrir la caja y poner un poco de tierra dentro y así

radicó el fallo, a partir de ahí y sobretodo los que estaban más cerca empezaron a sentirse mal y ahí radicó la Gripe en Traíd.

Murieron muchos, había en aquel entonces un practicante en el pueblo que con los medios de entonces poco podía hacer,

este señor tenia hermanos en Madrid y le mandaron un suero que preparado en una caldera al fuego fue el antídoto mágico, pues a partir de esto

ya no murió nadie más, y todo me lo contaron mis padres, pues también fueron victimas de dicha enfermedad,

para más señas mi padre le llegaron a administrar el sacramento de la Extremaunción.

En los años de la Segunda República comenzaron las obras de a carretera al Collado, o quizás antes, pues iban haciendo tramos, según

les iban dando dinero los que había de turno en el poder, esta carretera se terminó en los años 1940 y tantos...

Viene o llega el año 1943, esto si que fue un gran acontecimiento, después de grandes esfuerzos y trabajo, pues todo se hacia en

aquel entonces a pico y pala ( yo tenia unos 10 años )

Por fin llega la tan deseada y querida agua de la Fuente de la Losa, a la Plaza Real de Traíd. Con que alegría y emoción el

entonces nuestro alcalde de feliz recuerdo D. Petronilo Maldonado Ruiz, nos hizo el discurso de este acontecimiento

el cual recuerdo estas frases "SEGÚN LOS TÉCNICOS HAN DICHO, ESTA OBRA SERA ETERNA."

Los pozos y fuentes de alrededor del pueblo quedaron olvidados y en parte inutilizados por el desuso.

Lo que viene después, con ser bueno y a la altura de los tiempos, nada tiene que ver con el impacto que causo en su día la Fuente en medio del pueblo.

GRÁCIAS FUENTE DE TRAÍD.

Imágenes

Torre transformador, con unos cuantos años en sus espaldas
Antigua fuente y pilón en la plaza Real
De fiesta encima de la fuente, ver que no tiene barandillas
Vista del Valle antes de la concentración parcelaria y la casa de la Bujeda